Tel: 96 321 77 53 -

¿El vidente nace o se hace?

¿El vidente nace o se hace?

Esa es una pregunta que a veces nos plantean en nuestra consulta de videncia con tarot en Valencia. Y la verdad es que tiene mucha miga y opiniones muy diversas. Pero la respuesta más sincera y honesta, y la más aceptada, es que el vidente nace y se hace. Las dos cosas. Te explicamos a qué nos referimos con esto.

Normalmente, las personas que se interesan por nuestro servicio de videncia con tarot en Valencia tienen alguna relación con el mundo esotérico, sea como practicantes de algún arte adivinatorio o como interesados en aprender algo más. Pero todos tienen cierta capacidad de videncia. Porque todas las personas tenemos cierta intuición. Más o menos desarrollada, sí, pero todos podemos.

Todas las personas pueden abrirse a este mundo, investigar, estudiar y aprender a practicarlo. Por ejemplo, cualquier persona que se haya preparado, estudiado y practicado lo suficiente puede hacer tiradas de tarot. No serán tiradas de gran profundidad y se le escaparán muchos detalles importantes, pero la videncia es un arte adivinatorio que no está cerrado a nadie, mientras quiera descubrirlo.

Sin embargo, solo quienes han nacido con un don natural para la videncia pueden aprovechar totalmente esta virtud. Son personas que han nacido con un regalo especial y único, normalmente heredado por línea materna, y que muy pronto sienten esa capacidad especial. Si en la juventud lo aceptan, se abren y empiezan a prepararse, pueden llegar muy lejos en la videncia.

Por eso, el vidente nace, pero también se hace. Y el que nace con el don podrá hacer lecturas y predicciones con un grado de acierto y seguridad que nunca podrá igualar otra persona. Estos videntes naturales pueden hacer tiradas de tarot muchísimo más efectivas. Llegan más lejos y puede aprovechar mucho más el mensaje que los naipes quieren mostrar… pero que tanto ocultan. Es algo que en Alumbra a Toda Vela vemos continuamente.